JOSÉ FRANCISCO LÓPEZ GONZÁLEZ



"Huyendo de las Dictaduras"



Mi origen arranca en el seno de una familia trastornada por el gobierno totalitario y déspota de un matriarcado que copió esto a su vez de su madre. Lo que provocó que fuera anulada la dirección de mi padre.

Soy el segundo de cuatro hermanos, y mi infancia fue realmente angustiosa por el ambiente en el que viví.

Por culpa de la pésima gestión de mis padres en la finca que mi padre tomó en herencia, atravesamos penurias económicas y escaseces de alimento y de ropa. A esto hay que sumar las continuas peleas entre ellos, muchas veces injustificadas e incomprensibles. Causadas sobre todo por las rarezas de él y el genio incontrolado de ella.

Ninguno de los dos estaba preparado para llevar una finca; pero eso no es excusa porque cuando venía alguien de la familia dándoles consejo, era ignorado por intromisión.

De pequeños nos pegaban por todo, a veces de forma despiadada. Tanto que si se hubiera informado a las autoridades, les hubieran quitado la custodia de los hijos.

Solamente después de que mi padre se concentrara en la Biblia; dejó de usar tanto la mano, y empezó a ser un poco más amable.

Lo que si le agradezco a mi padre y he heredado de él, es el respeto por "las cosas de Dios".

Él tuvo ciertos contactos con los Testigos de Jehová curiosamente de soltero cuando iba a visitar a su novia, pues esta tenía vecinas que eran testigos y visitaban la casa de ella.

Tras casarse con la mujer que le dominaría toda su vida, él fue leyendo las publicaciones que había obtenido en sus breves encuentros con los testigos antes de casarse, cuyas creencias él comenzaba a defender erróneamente gracias a poseer una Biblia antigua que contenía el nombre de Jehová.

Así él empezó a contarme y compartir dichas creencias cuando yo tenía unos 13 años de edad.

Yo entré por mi padre, que empezó a contarme lo buenas que eran las enseñanzas de los testigos: como usaban el nombre de Dios, como se apoyaban siempre en las Escrituras, y daban esperanza y respuesta para todas las preguntas que no encontraban respuesta en la Iglesia Católica (religión de origen de nuestros antecesores).

Aún recuerdo lo ilusionado que estaba cuando un matrimonio de misioneros ingleses llegó al cortijo en febrero de 1984 con el libro "Usted puede vivir para siempre en el paraíso en la tierra", y que él había pedido por carta a la Central de los testigos en Madrid. Ahí empezó la fuerte oposición religiosa de mi madre.

Mi padre no pasó de estudiar la Biblia por su cuenta a hacerse testigo de Jehová, por la vehemente y fuerte oposición de mi madre y porque él empezaba a ver excesos doctrinales en la interpretación de la Biblia, por ejemplo en el tema de la prohibición a las transfusiones de sangre. Él decía: "Dios no nos puede pedir eso, siempre se ha entendido no comer sangre; y nada mas".

Al acabar mis estudios primarios a la edad de 15 años, me junté con él para trabajar de continuo en la empresa familiar en el campo de Almería.

-Acercamiento-

Yo en ese entonces en mi adolescencia, era un joven idealista y pensaba que había simplemente que cumplir con todo lo que Dios pidiera, sin dejar nada atrás. Seducido por las enseñanzas de los testigos me escudaba en textos como Mateo 16:25 y Romanos 9:20, y tachaba a mi padre de "cobarde" (Revelación [ o Apocalipsis] 21:8).

También fue la locura desmedida de mi madre -aunque con razón- la que me hizo alejarme de ella y acercarme a los testigos.

Decidí permanecer en aquellas nuevas ideas porque pensaba que era necesario tener una religión a la que pertenecer, queriendo a toda costa estar en el lugar mas idóneo para ser del agrado de Dios.

Yo decía que: "Independientemente de la época de la historia en la que yo hubiera vivido; habría pretendido pertenecer a la religión que mas se acercara a la verdad aunque por ello me hubiera costado la vida (pensando en grupos cristianos como arrianos, lolardos, valdenses)".

Me agradaba la perspectiva bíblica de vivir eternamente en un paraíso en la tierra sin problemas, y me intrigaba aquel entendimiento de la generación de 1914 sobre como el mundo tenia que acabar tal y como lo conocíamos en el transcurso de una generación a partir de aquella fecha, y todo aquello de las señales del fin de Mateo capitulo 24.

Allí estaba yo, encerrado en mi casa, aprovechando todo el tiempo libre que tenía para leer las publicaciones de los Testigos de Jehová e interpretando las Escrituras a la luz de ellos.

Una vez, al visitar a mi abuela paterna, ésta me quiso regalar un llavero que llevaba la pequeña imagen de un Cristo; pero yo rehusé cogerla explicándole que Dios no quiere imágenes.

Entonces ella me miró muy seria y abatida y me dijo: "Vives equivocado". Y yo le repliqué sin darme cuenta que era verdad. Pero es que era verdad que tanto ella en el catolicismo, como yo con los Testigos de Jehová vivíamos equivocados. En aquel momento yo estaba tan convencido, que ya no me paraba nada.

-Comienzo a ir a las reuniones-

Así que empecé a ir a las reuniones de los testigos. No pensaba al principio que esos discursos tan bien elaborados estuvieran basados en mentiras y conclusiones engañosas.

La verdad está y ha estado durante siglos en la Biblia, la Palabra de Dios (Juan 17:17); solo hace falta leerla con interés pidiendo a Dios en el nombre de Jesús que nos dé la ayuda del Espíritu Santo para entenderla. (Juan 16:23; Juan 14:26; 1ª Corintios 2:10).

Puesto que me la leí entera en tres años y fui tomando notas de todo aquello que me llamaba la atención; cuando comencé a ir a las reuniones ofrecía comentarios muy bíblicos. Tanto que algunos sorprendidos se preguntaban: "¿De dónde es este, con el conocimiento que tiene?".

Luego hubo un paréntesis que duró un año. El año del servicio militar obligatorio en 1990 a la edad de 19 años, al que me apuntó mi madre sin dejarme pedir la objeción de conciencia. Lo que no evitó que durante esta, leyera algunas publicaciones de los testigos; pues me mantenía en contacto por carta con uno de ellos.

Al final de "la mili", solicité un estudio bíblico; requisito que te exigen para poder bautizarte.

La persona que me dio estudio lo hizo con el libro "Vivir para siempre" y me razonaba insistentemente

En el punto de vista "correcto" de la Sociedad Watchtower ya que esta se proclamaba como la descubridora de la verdad bíblica y gracias al apoyo divino.

También me decía muy astutamente que si sufría oposición era porque estaba en el camino correcto (2ª Timoteo 3:12), y que no hiciera caso a la gente que los tildaban de secta, pues a los primeros cristianos también los llamaban así aunque eran portadores de la verdad realmente (Hechos 24:14).

La verdad es que yo no hice ningún cambio en mi forma de ser. No tuve que mejorar nada para ser aceptado en la organización. Mi vida no mejoró por causa de la Watchtower. Quiero decir, que yo ya era buena persona antes de entrar en los testigos.

-Oposición-

Esto produjo un gran incremento de la histeria y el totalitarismo sin limites de mi madre con toda clase de insultos, gritos, amenazas, humillaciones, y desatenciones (de hecho me negó el habla durante dos años, se negó a hacerme la comida y a lavarme la ropa, me amenazó con una navaja, dijo a los vecinos que tenía un hijo menos, etc.); en vez de haber tenido un debate sereno y razonado por su parte.

Además arrastró a mis otros tres hermanos a un odio despiadado contra mí. Así pasó la convivencia habitual de ser una casa de locos por culpa de ella, a ser un verdadero infierno. La verdad es que vivía sin derecho a nada; mi vida se resumía en trabajar, comer, y dormir. Por eso aprovechando una ocasión en la que fui a cortarme el pelo a la capital en septiembre de 1995, decidí no volver e irme a trabajar al poniente de la provincia. Allí me alojé en casa de un "hermano espiritual" que me habían recomendado. Lo que pasa que este "hermano" dejaba que desear porque no estaba muy dispuesto a ayudarme diciendo que yo solamente era un "estudio".

Al poco tiempo me localizó mi familia ya que tuve la mala suerte de trabajar en una empresa en la que el jefe de personal era un tío político Mio que yo no conocía. Pues mi madre no se trataba con su hermana menor desde que ésta estaba soltera.

Total; me descubrieron por los apellidos y restauraron sus maltrechas relaciones para comunicarles de mi paradero. Fueron en mi busca, mi madre y dos de mis hermanos hacia el mes de octubre con promesas de tolerancia y yo accedí a volver. La verdad creo que venían además en busca del "mozo gratis". Mientras, acordándome de la excusa de aquel "hermano" para ayudarme de que yo solo era un "estudio"; aun con bastantes dificultades aumenté la frecuencia del estudio bíblico con el que me lo conducía para terminarlo y me bauticé como testigo ocultándoselo a mi familia a excepción de mi padre, en una Asamblea de Distrito de los testigos en Granada en julio de 1997. Por cierto; mi padre nunca llegó a ser un testigo bautizado.

Pasando los meses aquellas promesas de tolerancia fueron rotas siendo otra vez los mismos y sintiéndome perseguido en mi propia casa.

Tuve que aguantar toda esta fuerte oposición en primera línea, pues hasta mi padre se volvió contra mi atosigado por ella. Yo no pasaba a creerlo; el que me enseñó, pasaba a ser mi opositor también.

Yo que nunca había dado en mi conducta motivos para tal maltrato, sino el haber puesto "el Reino en primer lugar" (Mateo 6:33) y amar primero a Dios y luego al prójimo (Mateo 22:37-39) por cercano que este fuera.

Así que tres años después de la primera huida, a la edad de 27 años tuve que huir de madrugada para evitar escándalos, literalmente como un delincuente, de la casa en la que me había criado en julio del año 1998 sin dinero, sin ropa, y sin nada, para no volver más.

Solo contaba con una pequeña cantidad al haber trabajado echando unos jornales con unos parientes, y un piso que había alquilado en secreto que fue un verdadero refugio para mí; donde obtuve por fin la paz y la tranquilidad que tanto necesitaba.

De forma que al marcharme por no poder soportar mas la oposición y persecución; mi padre tendría que aguantar en solitario el calvario de continuas acusaciones por parte de ella que le diría: "Todo por tu culpa".

Aunque yo hubiera sido ateo, igualmente me hubiera ido del cortijo con el tiempo; solo que todo aquello lo que hizo fue provocar su adelanto.

Durante los dos siguientes años estuve viviendo solo en aquel piso, y trabajando en los almacenes de envasado de hortalizas del poniente almeriense y en una finca de invernaderos que cogí a medias con el dueño.

-Convivencia en la congregación-

Un año después de irme del cortijo conocí a mi mujer en una boda de testigos. El novio era de Almería y la novia era de Granada; y mi mujer que era amiga de la novia, era de Alcalá la Real, un pueblo situado en el sur de la provincia de Jaén. Tras un año y pico de noviazgo nos casamos en octubre del 2000 y nos quedamos a vivir en su pueblo.

Al DIA siguiente de la boda me abordaron el Presidente de mi nueva congregación (llamado ahora Coordinador), y el Superintendente de Circuito que estaba de visita. Yo tenía buena reputación en mi congregación de origen por mis buenos comentarios en las reuniones y mis asignaciones (pequeños discursos de cinco minutos); por lo que me dijeron: "Queremos que seas Ministerial. Solo te falta esforzarte un poco mas y te nombramos".

Cuando volvimos de nuestras dos semanas de viaje de novios, el Coordinador nos preguntó apresurado: "¿Habéis predicado en este tiempo?". Y al decirle que no, frunció el ceño. Yo me quedé bastante extrañado; ¿cómo se le ocurría exigirnos que predicáramos durante esos días tan especiales?

En cuanto a ser Ministerial, me estuvieron toreando durante los siguientes cinco años sin decirme exactamente en que tenía que mejorar.

Mientras tanto apareció en escena un muchacho nuevo en la congregación que venía de fuera. A este lo llamaremos "el Trepa"; pues parecía tener un muelle en el sobaco pretendiendo quedarse con todos los comentarios. Emprendió el precursorado regular (los que predican unas 70 horas mensuales) y pronto se convirtió en el ojito derecho del Coordinador sin ninguna contrapartida.

A tal punto llegó esto que después de causar un escándalo en el parque del pueblo al manosearle el trasero a una precursora regular, -con la que mas tarde se casaría- ; aquella misma semana el Coordinador lo colocó en presencia suya para conducir el estudio de libro(que edita la sociedad Watchtower)al que yo acudía.

Al concluir la reunión yo salía apresuradamente del Salón, y el Coordinador al percatarse de ello fue a por mi y me dijo: "¿Es que te urde algo por dentro?". Aquello fue una provocación, una desfachatez, y una injusticia. Pero mayor lo fue cuando a la semana siguiente fue nombrado Ministerial sin ni siquiera aplazar el nombramiento a causa del escándalo ya mencionado.

Hasta que me harté y hablé con el Superintendente de Circuito que nos visitaba en el año 2005 y le dije que yo no era adivino; que por qué no me decían en que tenía que mejorar para ser nombrado.

Aquello parece que por fin tuvo efecto, y el Coordinador del Cuerpo de ancianos me dijo que tenía que predicar un máximo de 20 horas mensuales. Así que fui nombrado Ministerial en abril de 2006 tras conseguir encadenar varios meses seguidos con la cuota requerida. Y la verdad que acepté el cargo porque yo desarrollaba mas que otros dos ministeriales que ya había en la congregación.

Unos dos años después "el Trepa" es nombrado anciano para asombro de toda la congregación; pues a nadie le caía bien por su arrogancia, exigencias, e inmadurez.

"Dale autoridad a un hombre y verás como es realmente". Al "Trepa" ya hay quién le llama "el fariseo".

¿Por qué lo digo?; por lo puntilloso y estricto que es exigiendo pequeñeces a los demás "colando el mosquito y tragando el camello" (Mateo 23:24) como hacían los fariseos tratando de hacerles ver lo indignos que son para servir a Jehová.

Cuando recibes la "guía" de estos "pastores" sobre los que Jehová supuestamente ha depositado el rebaño a su cargo, las ovejas al ser maltratadas obedecen si, pero con los dientes trincados.

¿Donde está el imitar el ejemplo que dio Jesús? (1ª Corintios 11:1).

El Coordinador me dijo que "cuando se nombra a alguien se hace mediante Espíritu Santo"; pero dudo mucho que el Espíritu Santo de su apoyo a personas altaneras como estas. Lo que estaba ocultando es que lo estaba ensalzando por ser un calco de él, y no por ser una persona mansa.

Ya tuve varios roces con "el Trepa" por su forma de ser. Por ejemplo: en una de las campañas informativas que se hacen habitualmente distribuyendo hojitas por las casas; él me encargó que en la próxima salida al ministerio (predicación) repartiera a los presentes las hojitas que estaban hasta entonces empaquetadas. Llegué justo a tiempo para el comienzo de la reunión, y cual fue mi sorpresa que "el Trepa" ya había repartido las hojitas entre los presentes. Entonces le dije que se había portado como el rey Saúl que no esperó al profeta Samuel para hacer una ofrenda. (1ºSamuel 10:8; 13:7-14)

Yo razonaba; ¿para que me encargas una cosa, cuando vengo y ya la has hecho tú sin esperarme?

El me dijo en tono amenazante: "Me has faltado el respeto de una forma que no te la pienso consentir". Ya le hubiera gustado a él que me hubieran amonestado oficialmente (una forma de degradación).

La mujer del "Trepa" tiene una finca de olivos en herencia, pero que no está completa de olivos.

Y yo le insté un día sin mala fe que podía completar la finca de olivos para obtener mayor ganancia;

pero el me contestó que ya no iba a plantar nada ya que el fin del mundo podía venir de un momento a otro.

Yo que compré una pequeña finca de calma (sin olivos), me dediqué a acondicionarla para que fuera más productiva en el futuro aunque fuera de hortalizas. En el verano del 2009 le estaba haciendo unos drenajes para evacuar el exceso de humedad; pero "el Trepa" decía que ese trabajo era innecesario y que lo que tenía que hacer era abandonarlo y predicar todos los días.

Como yo no le hacía caso, un día me arrinconó en el Salón presionándome para que abandonara el trabajo. Cuando el Coordinador se acercó me dijo: "Si te quieres poner moreno, predica". Yo no pasaba a creer las ofensas y las humillaciones a las que me estaban sometiendo.

También recuerdo una ocasión en la que decidí dejarme la barba durante unos dos meses; no por capricho, sino porque tenía un problema en la cara con unos pelos que se me encarnaban.

Entre el Trepa y el Coordenadas se encargaron de que gran parte de la congregación me presionaran para que me quitara la barba, y esto sin tener en cuenta que lo hacía por motivos de salud. El colmo fue cuando el Coordenadas me mostró una noche al acabar una reunión una lista de posibles acomodadores para una próxima Asamblea de Circuito en la que aparecía mi nombre tachado, y diciéndome que si no me quitaba la barba no podía servir como acomodador. Aquella noche soñé que estaba expulsado, así que en la siguiente reunión le dije que me quitaría la barba para poder servir como acomodador. El me dijo: "Con este acto muestras tu amor leal a la congregación". Pero él no me contestó en que parte de la Biblia dice que no se puede tener barba. Que se sepa ni Jesús ni sus apóstoles se afeitaban. Aquí cabe destacar que aunque llegué a consultar el tema meses después con el Súper de Circuito; este solo se limitó a decirme que tenía que obedecer a mis ancianos según las costumbres locales. Me dí cuenta que hay un corporativismo entre ellos con el cual no se puede luchar.

A esto hay que añadir otras exigencias en el vestir por parte del Coordenadas. Según él, no se puede llevar chaleco de lana junto con el traje; no se puede llevar chaquetón dos cuartos en la predicación sino mas largo;...

Y es que está toda la conducta tan etiquetada; que en cuanto no llevas la Atalaya subrayada, o no das comentarios de "calidad" en las reuniones, o no vistes como viste la mayoría, te conviertes en sospechoso de no ser muy espiritual a ojos de los demás. De ahí en adelante serás victima de cotilleos y exclusiones, y tachada tu compañía como no muy recomendable.

Un día en que se celebraba la Conmemoración o ultima cena de Cristo, se me acercó y me dijo que el traje que yo llevaba no era digno, ni la camisa, ni la corbata,..Nada. Aquel día no lo mandé a tomar viento porque tengo más vergüenza que él y por temor a las consecuencias. Me dí media vuelta y no le contesté porque el que no era digno, era él. En mi modesta economía en ese momento llevaba un traje que no estaba roto ni deteriorado; estaba limpio y planchado. Y yo creo que lo más digno que hay que llevar en esas ocasiones es el corazón.

La mayoría de la congregación también le achaca a este Coordenadas su nefasta gestión para conseguir un Salón nuevo. Ya en el 2000 cuando yo llegué a la congregación, se estaban haciendo preparativos y oraciones para que Jehová ayudara a conseguirlo. Habían comprado un solar y estaban juntando dinero para su construcción. De hecho en el 2001, el Coordenadas propuso una especie de encuesta a toda la congregación. Consistía en echar unos papeles sin especificar nombre a la caja de contribuciones en los que debíamos poner la cantidad de dinero que creíamos poder aportar cada uno, y así calcular los ancianos con que cantidad de dinero podrían contar próximamente. Tanto yo como mi mujer aportamos todo lo que pudimos.

Pero, ¿creen que Jehová es tonto? Lo digo porque años después el Coordenadas dio un discurso en el Salón diciendo que iba a donar a la Sucursal 6000 euros del fondo que se había juntado con tanto esfuerzo. Yo fui el único que se atrevió a alzar la mano y preguntar porqué no se dejaba ese dinero para nosotros. A lo que él contestó que no nos hacia falta. ¡¡Totalmente inaudito!!

Varias veces han dicho los Súper que nos han visitado que nuestro Salón del Reino, es el peor Salón del Circuito. Para describirlo brevemente hay que decir que es muy pequeño, tiene un aforo que no llega a las 70 butacas, un solo pasillo central donde hay dos columnas, unos servicios en los que hay que entrar de lado pues no se coge entre el lavabo y la puerta, un techo muy bajo que no ayuda nada para la renovación del aire (ha habido hermanos que se han mareado, yo entre ellos. Si llegas tarde a la reunión te das cuenta de la peste a resuello por el aire viciado. Como decía mi mujer; "si viniera una inspección de Sanidad, nos cerraban el Salón".).

Y tenía en la fachada unos fusibles que se fundían con frecuencia y que yo sustituí por otros mejores, pues servía también en mantenimiento (hecho del que fui también regañado por el Coordenadas diciendo que se podían haber quedado como estaban). Dicho sea de paso que yo siempre he tenido mucha disposición e iniciativa, pero cuando te quitan las ganas te conviertes en indiferente y apático en lo que tiene que ver con el mantenimiento del Salón.

Y dijo que no nos hacia falta un Salón; ¿es que nos había tomado a todos por tontos?

Nuevamente en el 2011, el Coordenadas volvió a pedir dinero para el proyecto del nuevo Salón, porque el Súper que llegó nuevo aquel año(los súper visitan las congregaciones durante tres años antes de ser cambiados por otro) dijo que aquel Salón del Reino era el peor del Circuito (conjunto de congregaciones).

Sobre contribuir para conseguir un nuevo salón; el Súper dijo:

"Que en todas las casas cuando se rompe un zapato, aunque no se pueda, el dinero sale de alguna parte para comprar el zapato. Igualmente -de donde salga el dinero, no me importa- tiene que salir el dinero para contribuir para el nuevo salón. Así que nadie me diga que con la crisis no se puede contribuir".

Entonces el Coordenadas hizo un discurso de "Necesidades de la congregación" y sabiendo que los que estaban en edad de trabajar estaban en paro por la crisis económica, se dirigió a los mayores jubilados y les dijo: "Y los mayores si creen que el dinero que tienen ahora no lo van a tener mas adelante, es mejor que lo echen ahora".

Esto no es quedarse con la herencia, esto es sablearlos en vida.

Pero es que al poco tiempo pude ver como algunas viejitas le daban buenos sobres de dinero para que él los atrancara en la correspondiente rendija de la caja de contribuciones.

Luego se apuntaría un tanto ante el Súper, como que "su congregación es muy dadivosa". Ver para creer.

Yo desde luego, no eché mas ni un céntimo. Primero porque se burlaron de nosotros regalando a la Sucursal el dinero que ya estaba juntado, y después porque no se lo merecen. Pero ni en Asambleas, ni en nada volví a echar dinero.

Su cinismo no queda ahí. Mi mujer y yo fuimos a un Salón cercano a llevar un regalo a una "hermana espiritual" que se había casado recientemente. El Coordenadas también nos regañó diciendo que no podíamos faltar a nuestro Salón a ninguna de sus reuniones. ¿No será que no quiere que vayamos a otros Salones para que no hagamos comparaciones?

A este hombre le encanta prohibir, pues también me ha restringido viajar a mi tierra, a Almería o a cualquier otro sitio sin avisarle antes. Yo le dije, "Si no tengo ningún servicio en la congregación en el tiempo que voy a faltar, ¿para qué tengo que avisarte?". Y él me decía que era para saber donde estaba. ¿No es esto un control excesivo?

Me dijo: "¿No estas viajando a Almería con frecuencia últimamente?".

Yo viajo a Almería un día y medio cada 2-3 meses, y pierdo mucho tiempo en el camino de ida y vuelta.

Mientras que el Trepa se va a donde quiere durante 15 días o un mes, según los años, y no le dice nada.

¿No se nos dice que no hay que tener favoritismos?; entonces, ¿esto que es? ¿O es porque él es el ojito derecho del Coordenadas al ser anciano y precursor regular?

Encima, varias veces ha tenido la desfachatez de preguntarme, "¿Es que no estas a gusto en la congregación?; a lo que yo siempre he contestado con evasivas.

A una mujer que pertenece a otra congregación y con la que teníamos amistad; le contamos lo que estábamos pasando aquí, y dijo que en esta congregación estaba Satanás metido. A día de hoy no me sorprende nada aquella afirmación.

Mi mujer decía que a ella también le habían exigido desconsideradamente como si no hubiera que trabajar, pero que había llegado a conocer el extremo de lo abusivos que son los ancianos a través de mi; porque en general a las mujeres les ponen buena cara y no les exigen tanto como a los varones.

Lo que pasa es que ha sido bueno contarle que ella tampoco se escapa de las críticas de los "amorosos" ancianos. El Coordenadas me dijo un día que ella era mala influencia para mi, que me iría mejor si estuviera soltero. En pocas palabras, que era un estorbo.

-División familiar-

Se puede decir que el episodio de los testigos que duró unas tres décadas en mi vida, colaboró en dividir a mi familia.

Mis padres no vinieron a mi boda. Mi madre por rencor enconado hacia mí, y mi padre por temor hacia ella. Tanto fue el sometimiento de él por ella, que él cayó en una depresión profunda.

Mis tíos sabiendo que mi padre había enfermado de los nervios, y teniendo informes de vecinos y familiares que habían presenciado malos tratos de mis hermanos y mi madre sobre él; me pidieron que hiciera lo que pudiera por protegerlo.

En un supuesto altercado entre mis padres; a mi madre se le ocurrió denunciarlo por malos tratos, y entonces el juez dictaminó una orden de alejamiento.

Al no poder convivir en el domicilio conyugal, uno de mis hermanos propuso traerlo a mi casa para que yo lo tuviera un tiempo hasta ingresarlo en una residencia. Lo que pasa es que desconfiaban de mí; aunque yo nunca les había dado motivos para ello.

Nada mas traerlo, mi padre mejoró y yo les dije que esperaran a ver si él seguía mejorando. Pero creyendo que yo le manipularía para quedarme con toda la herencia (cosa que nunca se me pasó por la cabeza), comenzaron a sospechar de mí.

Yo les decía: "¿Que motivos tenéis para tanto desconfiar?", y me decían "Nuestros motivos tenemos".

Después me dí cuenta que era por pertenecer a los Testigos de Jehová, por los rumores que habrían oído de ellos sobre aprovecharse del dinero de las familias, lo que les llevaba a tener tantas reticencias conmigo.

Cuando al final salí de la secta y se lo informé a mis hermanos carnales, no hubo mejoría en las relaciones. Hasta el día de hoy, no hay grandes avances por la manía de humillar a quién en un tiempo fue visto como un contrario oponente.

-La exigencia excesiva de reuniones y predicación-

En la Biblia dice: "y no dejen de reunirse como algunos tienen por costumbre." (Hebreos 10:24,25).

Aquí en cuanto faltas un día, ya te están investigando los ancianos a ver porqué faltaste. Mostrándote un amor falso te dicen: "Te echamos de menos el otro día, ¿que te pasó?".

Si les dices que estuviste enfermo, te preguntan: ¿"trabajaste ese día?". Mostrando la malicia de pensar que estuviste bueno para trabajar y malo para ir a la reunión.

Si faltas de vez en cuando a una reunión:

Preocupados por tu "deterioro espiritual" comienzan a asediarte con visitas y llamadas telefónicas el mismo día que faltaste.

Si dices que se te hizo tarde, te preguntan "¿que tuviste que hacer tan importante?", "¿y a que hora terminaste?", "¿no lo pudiste dejar para otro día?", "¡tienes que ser mas previsor!",.....

Y si pones la excusa de que no te encontrabas bien, entonces te llaman todos en tropel con la musiquita de "que te mejores", "¿te encuentras mejor?", "¿has ido al médico? ¿Y que te han dicho?",

....y si dices que no tuviste ganas, te comen vivo. No te permiten faltar ni una.

Así es; en cuanto pides un poco de libertad, te la niegan y tratan de persuadirte para que continúes.

Cuándo te visitan, los ancianos pueden usar indirectas y como digo yo "cualquier cosa que digas puede ser usada en tu contra". El Coordenadas protagonizó una anécdota en cuanto a esto.

Le había contado como unos días antes me había obligado a trabajar aunque no me encontraba bien físicamente por no perder el jornal. Y él me lo recordó diciéndome que yo no era "flor de invernadero; que si me había obligado para trabajar, también podía obligarme para ir a las reuniones". ¿Para eso quieren los ancianos que nos sinceremos con ellos, para después usarlo contra nosotros? Me causan repulsa esas artimañas.

Aquí no te puedes sentir libre con tanto control.

No te permiten viajar, pues no puedes faltar a las reuniones de tu congregación.

¿No habíamos quedado en que en todas partes se enseñaba lo mismo por que están "unidos en la misma mente y forma de pensar" (1ª Corintios 1:10)? ¿Entonces que más les da que se vaya a un Salón u otro? ¿No nos recuerda esto a la Iglesia Católica cuando decía que faltar a misa era pecado?

Entre los mismos testigos hay un inconsciente control mutuo en esa atmosfera en la que se mueven todos en la que es injustificable cualquier falta a una reunión. Les parece incomprensible tu ausencia; y cuando te cruzas por la calle con uno de ellos te pregunta extrañado: "¿Qué te pasó el otro día?". Y a ver que excusa le pones para que le de validez.

¿Que como son sus reuniones? Los comentarios de los "puntos sobresalientes" de la lectura de la Biblia en la Reunión de Servicio; rara vez son de cosecha propia, de lo que haya reflexionado la persona en la lectura de la Biblia en su casa.

Casi todos echan mano de las explicaciones que da la Sociedad Watchtower en sus publicaciones; con lo que esa "investigación" no es propia sino ajena.

Varias veces me han llamado la atención los ancianos por no comentar lo que estrictamente dice la Sociedad Watchtower.

A veces son bastante machaconas. Se llegó a dar el caso en que en una reunión "de servicio", las tres asignaciones o pequeños discursos dirigidos al auditorio trataban de lo mismo, la predicación. Parece que el dicho "la repetición es la madre de la retención" lo llevan al extremo, o es la alta frecuencia de las reuniones lo que les lleva a repetirse.

Las demostraciones y entrevistas que se hacen desde la plataforma son muy preparadas y nada naturales y tienes que decir lo que te digan, no lo que tu quieras.

Las asignaciones que hacen las mujeres (pequeños discursos a modo de conversación con otra) tampoco son naturales, porque nadie va preparado en su día a día para contestar a la gente con esa complejidad que muestran. Por eso mismo, desde el auditorio se pueden ver las grandes chuletas que llevan pegadas con tarjetas adherentes a las publicaciones que manejan en las manos, incluso las precursoras.

Las reuniones que tenemos los Siervos Ministeriales con el Superintendente de Circuito apenas difieren de los discursos en el Salón.

Una vez fui invitado a acudir a una Asamblea de un día para Siervos Ministeriales llamada "Escuela del Ministerio", pero volví a casa desilusionado. Aquello no se parecía en nada a una escuela; no hubo actividades, ni exámenes, solo fue una maratón de discursos sin descanso exactamente iguales a los de cualquier Asamblea para el común de los testigos. Por lo que yo acabé con la cabeza caliente con tanto machaqueo.

Ahora que hablamos de reuniones; si se supone que se quiere restaurar el cristianismo del primer siglo, ¿cuantas veces a la semana se reunían los primeros cristianos? Se sabe que los judíos se reunían los sábados en la sinagoga, una vez a la semana. Por lo que es de suponer que estos siguieran aquel modelo.

¿Se cree la Watchtower que se puede mantener el ritmo de reuniones a que nos somete? Ahora han quitado una reunión, pero no han reducido contenidos. Veamos: -cuando había tres reuniones a la semana- lunes tarde para preparar la reunión del martes, martes reunión (escuela del ministerio y reunión de servicio), miércoles tarde para preparar la reunión del jueves, jueves reunión (estudio de libro), sábado tarde para preparar la reunión del domingo, domingo tarde reunión (conferencia pública y estudio de la atalaya). Yo que trabajo en el campo, ¿cuantos días enteros tenía para trabajar?; solamente uno, el viernes. ¿Se creen que se puede llevar una finca así?; imposible.

A esto hay que sumar la lectura diaria del folleto Examinando, de la Biblia, la lectura de las revistas, el Anuario, el estudio de familia llamado ahora adoración familiar. También te piden que prediques dos veces en semana, con lo que te quitan la tarde que te quedaba. Con tanta exigencia, no es de extrañar que surjan casos de depresión entre los testigos. Yo conozco personalmente varios casos de depresión tras comprometerles a aportar una cantidad de horas al mes en la predicación(los precursorados de 70 horas o de 50 horas). Y conozco también el caso de un muchacho, Siervo Ministerial, discursante, precursor,..Que cayó en una fuerte depresión durante varios meses.

Al poco tiempo el Súper de Circuito en una de sus visitas nos dijo a los Ministeriales que teníamos que predicar al mes de 13 horas para arriba incluidos los miembros de nuestra familia, y que si no era así, peligraban los cargos que teníamos. ¿A qué viene esta exigencia?; ¿No dijo Jesús que unos producen de a cien, otros de a sesenta, y otros de a treinta (Mateo 13:8,9) según sus posibilidades? No se especifica en la Biblia si se les exigía a los cristianos una cierta cantidad de horas predicando.

De hecho si se está predicando con ansiedad pensando en la cantidad de horas que hay que cubrir al mes para que no te llamen la atención, no se obtiene ningún gozo por ello.

Además el Súper dijo que no quería ver más altibajos en la predicación durante la campaña de la recogida de la aceituna. ¿El se cree que después de varear durante siete horas y llegar a tu casa cerca de las seis de la tarde, y con el frío que hace en esos meses del año en cuanto se pone el sol, quedan ganas para mantener el ritmo de predicación del resto del año?. El cuerpo solo te pide descanso para poder recuperarte para poder trabajar el día siguiente.

En las Asambleas del Circuito, siendo este una zona olivarera, se ha llegado a ridiculizar a hermanos que dicen llegar a sus casas después de esta tarea "recansados" e incapaces de salir a predicar. Persuadidos por el orador, el Súper de Circuito, el auditorio llegaba a entregar sus risas cómplices tras la burla del Súper hacia estos trabajadores.

Yo personalmente, pocas veces he salido a predicar por las tardes después de la aceituna y he ido medio muerto.

Varias veces ha hablado conmigo el Coordenadas para que embale a mi mujer para que cumpla con todo lo que se exige. Como yo soy razonable con ella, me dijo: "Yo sé que le das vidilla".

Mi mujer trabaja en una tienda de ropa, y él me exigía que fuera a por ella y que asomáramos juntos al Salón. ¿No se da cuenta de la impresión que daría esto a los clientes, el que yo la obligara a soltar de trabajar para venir conmigo?. Mi mujer no es una niña chica y sabía venir por su cuenta al Salón.

En la Biblia se dice: "Sea de todos sabido lo razonables que son ustedes" (Filipenses 4:5). Aquí no son razonables, solo hay exigencias. Parece que si no eres precursor regular no eres espiritual.

Jesús dijo: "Nadie viene a mi a menos que el Padre lo atraiga" (Juan 6:44). La impresión que dan es que Dios te atrae y después ellos se encargan de echarte.

Y yo me pregunto: ¿para qué tanto cumplir con el saludo?. En esta congregación los ancianos son muy empalagosos con el saludo. Te echan la mano con una atención desmedida. A veces te preguntan: "¿Te he saludado ya?", y te saludan por segunda vez.

Se llegan a poner en la puerta para asegurarse de que no se va nadie sin haberles saludado antes.

El Coordenadas tenía además la dichosa manía de colgar en el tablón de anuncios los servicios que tocaban para ese mismo dia. ¿Y si entras y no te percatas o caes en la cuenta de mirar en el tablón?; te puede tocar hacer unos anuncios por ejemplo y pasar el bochorno de que te nombren para subir a plataforma y no tengas nada preparado.

Son realmente chiquilladas, pero consiguen hacer pensar a los demás que no sirves para eso.

Se aconseja que hay que perdonar y olvidar; pero yo no podía porque ellos no me pidieron perdón por sus ofensas y humillaciones. Ellos seguían pretendiendo que fueras un calco de ellos y que cedieras a anular tu propia personalidad. Y yo ni podía, ni quería.

Hay un tercer anciano que desde que se ha jubilado se ha vuelto mas exigente y mas tonto. Es el que se encarga de repartir las asignaciones. ¡Estuvo 6 meses sin darme ninguna!, cuando lo normal es que te den una cada dos meses y mas en una congregación pequeña como es esta. Cuando le pregunté porqué había pasado esto me dijo que el asignaba las asignaciones bajo oración y que en 6 meses no había visto ninguna buena para mi. ¿Tan mal me estaban viendo?, cuando a todos los hermanos de la congregación les gustan mis asignaciones y me felicitan por ellas.

También me dijo que si no sabía que decir en las asignaciones que les consultara a ellos para hacerlas. ¡De eso ni hablar! porque entonces las asignaciones no serian mías sino de ellos.

Una vez quedé para predicar con este anciano para un día por la mañana, pero aquel día amaneció lloviendo. Entonces le llamé por teléfono y le dije que no veía apropiado salir a predicar aquella mañana porque nos íbamos a mojar y además por lo que podría pensar la gente que nos viera. El me dijo: "Que piensen lo que quieran. Cuando llueve también se predica". Pero yo no salí con él.

En esta zona de la sierra sur se Jaén, los inviernos son bastante duros y el termómetro cae muchas veces varios grados por debajo de cero. Pero aquí te exigen que salgas a predicar contra viento y marea. Me han estado presionando para que salga a la calle para ir de puerta en puerta a cero grados. Y yo me he negado; por lo que me dijo el Coordenadas: "estas muy blandico". ¿No se dan cuenta que la gente los tacha de fanáticos?

En Marzo del 2012 el Coordenadas en su fanatismo o en su afán por colocarse medallas ante el Súper de Circuito y el de Distrito; al acabar una reunión se situó en la salida del Salón del Reino y fue repartiendo una solicitud de precursorado auxiliar a cada uno y dijo: "La quiero rellena para mañana".

Como él acostumbra, no espera que las cosas salgan del corazón sino que él tiene que forzarlas; igual que hizo para que fuera Ministerial... "queremos que seas...”.

Pero yo no hice ningún precursorado ese mes, y cuando él me dijo que por qué había rellenado la solicitud, le dije que fue porque él me había dicho que lo hiciera.

Jesús dijo: "y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres"(Juan 8:32). Pero aquí no te sientes libre, te sientes esclavo bajo una dictadura constante.

Los Testigos te enseñan que no tienes que llevar un registro de ofensas. Pero aunque sea a groso modo, no he querido omitirlo para que se sepa que estos malos manejos entre los testigos son comunes en la mayoría de las congregaciones.

-Desengaño-

Cuando entré no pretendí comprenderlo todo desde el primer día, tal como me decían ellos basándose en Proverbios 4:18 que dice que "... la senda de los justos es como la luz brillante que va haciéndose más y más clara hasta que el día queda firmemente establecido." Ahora creo que este es un factor determinante para que tantas personas hayan permanecido décadas entre ellos sin estar plenamente convencidos.

Pero siempre hubo en el interior de mi conciencia cosas que no cuadraban; por ejemplo: ¿como se podía prohibir el que se guardara un poco de sangre propia para emplearla en una operación?, ¿porqué tenía que tirarla, si era mía?; ¿como se contabilizan los miembros que faltan del "resto ungido"?, ¿porqué la cantidad de ungidos restantes dejó de menguar y está aumentando ahora? No se puede calcular la cantidad de ungidos que había en el primer siglo en todas las congregaciones en aquel tiempo. ¿Y si se han pasado ya de la cantidad de 144.000?

¿Por qué cuando falta poco para que se cumpla una de sus profecías la cambian? ¿Es que ya sabían que no se cumpliría cuando la proclamaron? ¿Se deberá todo a un plan preestablecido para retener a la clientela? ¡Que oportunos esos nuevos entendimientos y esos destellos de luz!; a ver si se van a quedar ciegos. Y por otro lado; ¿porque dicen en sus libros de "Daniel" y de "Apocalipsis" que no pueden predecir nuevos acontecimientos o nuevas potencias mundiales hasta que los sucesos así lo declaren (Las profecías de Daniel, pág. 281, párr 21; Apocalipsis, pág 251, párr 14)?; ¿No será que no tienen ningún apoyo por parte del Espíritu Santo?

Como son una secta apocalíptica muy bien montada, usan la táctica del miedo para captar y mantener adeptos.

Cayendo en esa trampa, muchos piensan: " ¿como me voy a salir ahora?; ¿Y si me salgo y se salvan todos menos yo?, ya que llevo tantos años invertidos..."

Si cogemos el símil de las inversiones; cualquier inversor que ha apostado por una empresa para recoger unos beneficios; si al cabo de un tiempo no hay tales beneficios o más bien ha salido perdiendo por mala gestión o por operaciones "fraudulentas", lo que le conviene es decidir sacar toda su inversión inmediatamente.

Además, no es sano jugar con tu propia vida a la "lotería". No vaya que cuando retire mi apuesta toque el gordo; mientras seguimos enclaustrando nuestras vidas bajo voluntades ajenas.

Estas y otras cosas me hacían ver que el "esclavo" sería fiel, pero no discreto.

Hasta que la apertura, por parte de la Sociedad, al uso de las nuevas tecnologías, con la puesta a disposición para el público en general de un sitio oficial en la red, me llevaron a mi también a atreverme modestamente con la informática y ha adquirir un ordenador portátil, y después un teléfono smartphone. Este manejo junto con mi descontento, me llevó un día a finales de 2011 a curiosear y en vez de escribir el sitio oficial, escribí sencillamente "testigos de Jehová" en el buscador de mi teléfono para ver que aparecía.

Entonces apareció una gran variedad de informaciones sobre los Testigos que ponían al descubierto lo que ya hacia tiempo "olía mal".

El teléfono aunque inteligente, tiene sus limitaciones; y como yo no tenía conexión a Internet en casa, tenía que ir con mi ordenador portátil a la biblioteca pública para conectarme. Era tan interesante y reveladora toda la información, que yo empleaba todo el tiempo en copiar y pegar la información en mi ordenador. Me ocurría como a los astrónomos; pues solo un poco de tiempo recabando información, después me llevaba días en mi casa leyendo, clasificando, comparando,...

Los Tj me veían con frecuencia por la calle con la maleta del portátil, así que no podía evitarlos, sobre todo cuando andaban peinando las calles con su predicación.

Una mañana que iba a la biblioteca pública a conectarme a la red, me crucé con el Trepa que estaba predicando (ancianito precursor regular). Y me preguntó: "¿De qué es el cursillo?".

Yo iba a conectarme para contactar con mis amigos disidentes, pero le contesté; "Es de informática".

A los dos días, antes de comenzar la reunión me dice el Coordenadas: "Me he enterado que vas a ser informático. Eres el hombre de los secretos; como no dices nada".

Yo le dije: "Hombre, tampoco llevo una sonaja anunciándolo". Y se reía.

Luego el Coordenadas en una asignación que hizo en la reunión dijo que a veces se pueden echar a perder las revisitas si alguien les dice: "¿Te han hablado los Testigos de Jehová? ¡Uy!; entra en Internet y sabrás quienes son".

Y al final de la reunión me llevaron los dos a un rincón del Salón para decirme que mi nivel de predicación no era el que ellos esperaban, y que ya no calificaba como Siervo Ministerial.

Realmente es increíble la velocidad del chivatazo y el miedo tremendo que tienen a que nos informemos en Internet.

Ahora gracias a Internet he visto que el entendimiento de la verdad puede ser progresivo, pero no contradictorio (Proverbios 4:18). Que tampoco es legítimo ni permisible el dar fechas fallidas para el fin del mundo; lo que convierte a la Watchtower en falso profeta. (Mateo 24:36; Deuteronomio 18:20-22).

Y demás escándalos, como el haber pertenecido hipócritamente a la ONU camuflados como una ONG mas, después de haberla denigrado durante décadas llamándola "bestia salvaje" y "cosa repugnante" hasta el día de hoy.

No puedes tener opinión propia. No puedes creer lo que se creía hace años, y no puedes creer nada de lo que ellos no hayan deducido todavía. Siempre con la amenaza de la expulsión. Te cuentan el cuento de que hay que mantenerse "al paso de la organización de Jehová" asemejando la organización de los Testigos con el carro celestial de Dios descrito en Ezequiel 1:15-21; 10:2,9-13; 11:22 para que seas obediente.

Yo podía haber sido dentro de la Organización lo que yo hubiera querido. Hasta discursante de Asambleas, pero ya no quería ser nada porque no podía defender sus enseñanzas.

En cierto modo una vez llegado a este punto, te estorban los "privilegios" o cargos que te dan.

Cuando yo descubrí la falsedad, era Siervo Ministerial y estaba bastante ocupado con asignaciones, y otras distintas tareas y encargos (literatura, limpieza, mantenimiento, etc.). Así como soportar la constante presión de "dar la talla" por encima de los Tj de base para ser ejemplar y que te copien otros según la Watchtower.

Cuando estas en un sitio del que no te sientes orgulloso, comienzas a buscar tu propia identidad.

¿Que soy? ¿Un testigo moderado, alejado del fanatismo que me rodea?; ¿soy un topo?...y entonces tratas de reconstruir la identidad cristiana en tu vida.

Todo cambio drástico en la vida para que sea sano, debe hacerse poco a poco. Eso evita malentendidos y tránsitos traumáticos. Como el que un familiar tuyo que esté dentro de la confesión no entienda tu postura y se interne aún más en su seno, y sea imposible recuperarlo.

Además había que empezar a cultivar las amistades que llenarían el hueco de ellos cuando me saliera.

Por fin volví a incluir otras versiones de la Biblia que no fueran la del Nuevo Mundo en mi "biblioteca teocrática". Versiones fieles que puedan "arrojar luz" de verdad.

Las primeras consecuencias de nuestros hallazgos y razonamientos en libertad fueron hacer cambios graduales en la privacidad de nuestras vidas.

Dejamos de considerar a diario el folleto "Examinando las Escrituras", porque lo que se hace en realidad es repasar comentarios de la revista Atalaya; tiramos la "Tarjeta de la sangre" y modificamos el Documento de Voluntades Anticipadas, ¡ya estaba bien de tener la vida en peligro de muerte innecesariamente!

Cuando en la Biblia se dice "absténganse" se entiende que es no ingerir, pero no suicidarse.

¿Nos pediría el Creador, "la Fuente de la vida" que atentásemos contra ella despreciándola?

Tanto hablar sobre como la Cristiandad ha acarreado oprobio al buen nombre de Jehová, cuando ellos también han acarreado bastante oprobio.

Soy conocido en mi congregación por escribir guiones o interpretar a veces personajes de humor en momentos de esparcimiento. A partir de desenmascarar a los testigos y aflojar en mi actividad; no accedí a protagonizar teatrillos humorísticos, pues no quería ser "el humorista de la congregación", ni que esto fuera usado como reproche contra mi diciéndome: "Para esto si, y para lo teocrático no".

Ni todo es malo ni todo es bueno en este mundo.

No les quito el mérito a los Testigos en su pulcritud, en su orden, y en su capacidad para organizar eventos.

También he sacado algún provecho entre los Testigos: mejorar el nivel cultural en distintas materias, disminuir mi timidez (al haber estado encerrado siempre en el cortijo en Almería) mediante el trato social, el hablar en público, la rutina de vestirme de etiqueta con frecuencia -lo que fue novedoso para mi-, etc.

Pero como es natural y es de esperar con el tiempo te vuelves más práctico y das más valor a lo que realmente lo tiene. Te das cuenta que en la superficie casi todas las religiones enseñan cosas buenas y provechosas; pero en cuanto escarbas un poco o comparas sus distintas publicaciones, encuentras trapos sucios como en todas partes y contradicciones e inconsistencias propias del ser humano imperfecto que pretende colocarse en puesto de Dios y manejar a su semejante enseñoreándose de su poder, del dinero recibido, sentimientos manipulados y vidas hipotecadas a su servicio con la libertad totalmente anulada para poder ejercer el libre albedrío que se supone que Dios nos dio y al que todos tenemos derecho.

En cuanto tratamos de disculpar los "fallos o defectos"; una parte de nuestra mente trata que la otra parte de esta olvide los sufrimientos, ofensas, contradicciones, y mentiras sufridas como si no existieran. Y eso no es justo.

-Roces al salir-

Antes de que se formaran los grupos para predicar en rumano, estudié ese idioma por mi cuenta. (y se me daba bastante bien).

El Trepa que también hizo lo propio, me invitaba a juntarme con él para estudiar juntos; pero como nunca me ha caído bien, yo rehusaba hacerlo.

Llegado el momento de formar el grupo de predicación en rumano en la congregación, fueron los integrantes de este, escogidos a dedo dejándome fuera.

Yo percibí claramente la mano del Trepa que había influido como ojito derecho del Coordenadas en este asunto.

Después de pasar el correspondiente cabreo en privado, me desentendí de todo esto.

La cosa es que años después, un domingo salí a predicar con el Coordenadas, e inesperadamente nos salió en una puerta una muchacha rumana que no esperábamos pues estaba fuera de los apuntes del territorio para predicar en rumano. Tras unos segundos pensativo, le prediqué lo mejor que pude en su idioma; y el Coordenadas quedó muy sorprendido.

Entonces le dije que yo no había sido incluido en el grupo de predicación en rumano. Él se puso muy nervioso y sin saber que decir, balbuceaba un "bueno, bueno...". A lo que yo, por acortarle su merecida vergüenza le dije: "Aunque no esté en el grupo, si me surge algún rumano, le predico un poco y se lo informo al grupo de rumano". Y él dijo aliviado: "eso, eso".

Él no se esperaba pasar ese bochorno a causa de sus injustas decisiones sobre mí, urdidas entre él y el Trepa.

Cada vez se me hacía más difícil predicar y evitar los temas con los que no estoy de acuerdo. Por eso trataba de predicar solo con la Biblia.

También reduje la cantidad de horas de predicación, hasta quedándome en casa algunos domingos.

Hacía muchos años que no estaba acostumbrado a quedarme en mi casa tranquilamente los domingos por la mañana.

Cuando tenía alguna dolencia física, la aprovechaba para justificarme en no ir a las reuniones. Ellos hacían como que se interesaban en tu salud, si. Pero al mismo tiempo vienen a meterte prisa para que te mejores rápido y reclutarte de nuevo para sus reuniones y vayas por las calles predicando.

Todo un compromiso para mí, que siendo Siervo Ministerial se supone que tendría que tener "una relación estrecha con los ancianos".

Pero cuando se afloja el paso, comienza el cerco y se empieza a poner en marcha la maquinaria judicial.

Empezaron a hacerme continuas visitas "de pastoreo"; concretamente el Coordenadas y el Trepa.

Una vez estuvieron hasta las tantas calentándome la cabeza. El Trepa dijo que me notaba síntomas de "debilidad espiritual", y el otro, que como yo trabajaba solo en el campo, pensaba más de la cuenta y podía tener algo de fobia social, de ahí el rehusar estar con los hermanos, mantener el nivel de predicación, etc. Yo solamente les dije que se exigía demasiado.

Y mi mujer me decía "¡No les hagas caso!".

¡La de noches sin dormir que me he tirado por culpa de esos sinvergüenzas!

Con sus desconsideraciones te ponían entre la espada y la pared, cuando ninguna excusa ni explicación les parecía válida. Había que abandonarlo todo y dar prioridad absoluta a sus requerimientos de hombres. Maquillándolos diciendo que era "por el Reino", que había de hacerse, que Jehová era quién me lo pedía, y que pensara que me había dedicado a Él para esto, para hacer Su Voluntad y servirle por amor, y bla, bla, bla.

Hasta me dijo el Coordenadas que teníamos que hacer como familia una "catarsis", un cambio global en todo aspecto para adaptarlo y orientar mejor nuestras "metas espirituales".

A partir de entonces mi mujer y yo coincidimos en que paradójicamente teníamos que protegernos de ellos.

Que era de muy mala educación venir a casa por sorpresa para hacernos perder el tiempo con tonterías.

Para librarnos un poco de su control, puse en marcha la política de hechos consumados. Así cuando queríamos viajar por ejemplo a la playa, llamaba por teléfono al Coordenadas una vez que habíamos llegado a la playa para decirle que no contara conmigo para la reunión.

En la primavera del 2012 organizaron un Día especial de Asamblea en el pueblo sevillano de Marchena.

Y yo le dije a mi mujer que no estaba dispuesto a ir tan lejos habiendo otras Asambleas mas cercanas; pues de Alcalá la Real hasta Marchena puede haber unos 150km, mientras que a Jaén capital hay unos 70km, y hasta Granada capital unos 50km. Y así lo hicimos.

A mi mujer le expliqué el dilema de predicar cuando hay cosas que no compartes. ¿Que pasaría cuando alguien en una puerta te preguntara sobre algo con lo que ya no estas de acuerdo?; ¿Dañarías tu propia conciencia contestando a gusto del que te acompañe?

Cuando lo que tenemos que hacer, es seguir el consejo bíblico de "Huyan de ella pueblo mío si no quieren participar de sus pecados y recibir parte de sus plagas"(Apocalipsis 18:4). Esto fue lo que razoné con mi mujer sobre la incomodidad y necesidad de dejar de pertenecer a esta organización por nuestro bien, y por el bien de nuestras conciencias.

-La última visita de pastoreo-

La última visita de pastoreo que tuvimos conjuntamente mi mujer y yo, fue hecha por el Trepa y por el Súper de Circuito que en aquellos días visitaba la congregación.

El Súper dijo que había aumento de los bautismos en los últimos 2-3 años, "señal de que estamos en el final de la siega".

Estaba llamándonos a colaborar en esa labor de predicación animándonos diciendo que había trabajo que hacer.

Pero lo que le pasaba a la gente en realidad, igual que en todas las crisis económicas, es que las dificultades hacen pensar a las personas y buscar soluciones y esperanzas donde sea por miedo.

"La Organización es como un tren, y no nos podemos quedar atrás". Dijo él usando una versión de la interpretación particular que hacen sobre el carro celestial descrito en el libro de Ezequiel.

Ahora pasó a ponernos metas y a hacernos sopesar nuestros motivos. Dijo que hubo hermanos rácanos que no contribuyeron para la construcción de Salones del Reino, y que invirtieron en materialismo, y ahora lo habían perdido todo. Es mejor invertir para las cosas espirituales donde "ni polilla ni moho consumen, y donde ladrones no entran por fuerza y hurtan"(Mateo 6:19,20).

Yo me preguntaba en mi interior mientras él hablaba: "¿Y en el Dios de la Watchtower no se pierde? Lo perdemos todo. Cuando se venden Salones y Sucursales después que los engañados fieles han puesto todo el dinero y no reciben ningún beneficio".

Entonces se le ocurrió al Trepa apostillar diciendo que "el horario de Jehová no depende ni de los sucesos mundiales ni de los planes de los hombres"(W12 15/5 pág 20, párr 13).

¿Ya no hay que guiarse por nada?; ¿ya no hay que estar pendiente de si empieza la gran tribulación, o de si los hombres dicen "paz y seguridad"?. Esta ambigüedad puede acercar lo "inminente" en cualquier momento, o puede empujar el fin al futuro indeterminado. ¿O es una forma de preparar el terreno para que nadie les eche en cara sus proyectos de construcción y traslado de la sede mundial a Warwik, al norte de Nueva York?

El Súper nos hizo buscar el texto de Filipenses 3:12-17 en donde aparecen expresiones como "extendiéndome hacia adelante", "prosigo hacia la meta", "nosotros, pues, cuantos somos maduros", "hasta donde hayamos progresado, sigamos...en esta misma rutina", y "fijen los ojos en los que concuerden con el ejemplo".

De todas las expresiones, la palabra clave mas enfatizada fue "rutina"; y yo sé por qué. El texto fue escogido a conciencia porque el Trepa tuvo que referir con tiempo al Súper que esa fue la principal alegación que yo mostré en la anterior visita de pastoreo cuando yo dije que se pedía demasiado y que me cansaba la rutina.

Después nos hizo buscar 1ª Corintios 15:58 donde también fue enfatizando y "poniendo significado".

"Constantes": no parar; "inmovibles": no anular adoración en familia ante imprevistos, a excepción de los razonables; "teniendo mucho que hacer": aquí preguntó como en el parvulario, "¿dijo mucho o poco?, ¿cuánto es dar mucho?...todo lo que permitan las circunstancias. Los israelitas al ofrecer las primicias no llevarían una ramillita de espigas, sino mas cantidad".

"Su labor no es en vano": la gente se esmera en esto o en aquello, pero en vano porque confían en hombres.

"Estamos en el tiempo final de la recolección. No dejemos que las inclemencias extravíen la cosecha por abandono.

Como Aquila y Priscila, podéis hacer mucho en la congregación; y hacen falta hermanos maduros como vosotros para dar ejemplo a los nuevos".

La visita duró 45 minutos. Y el Trepa se dedicó a mirarme descaradamente a ver que cara ponía yo ante cada afirmación o pregunta del Súper de Circuito.

Durante toda la visita se mostró todos los rasgos de una hábil secta manipuladora.

No contentos con eso, concertaron otra cita a solas conmigo el ultimo día de la visita del Súper, el domingo antes de salir a predicar (por cierto, se me asignó sin que yo lo pidiera, el predicar con el Súper ese día).

Esta vez fue además de con el Súper, con el Coordenadas.

El Súper se dirigió a mí y usó el texto de 1ª Timoteo 3:9,13 haciendo hincapié en las expresiones "una conciencia limpia" y "franqueza de expresión".

Lo que él buscaba preguntarme es si yo estaba dispuesto a seguir esforzándome para dar la talla como Siervo Ministerial en todas sus facetas. Yo les dije que sí estaba dispuesto.

Consideré no darles motivos para que sospecharan más de mí, pues a lo que yo no estaba dispuesto era permitir que provocaran el adelanto de mí salida hasta la fecha que yo me había propuesto.

Les mentí, si; pero vi justo engañar a quienes durante años habían estado sometiéndome al colaborar con mentiras.

Los que hemos tenido oposición para entrar y ahora oposición para salir, somos unos veteranos de la guerra mental.

A los representantes del Cuerpo Gobernante de mi localidad, a los ancianos, se les escaparía la presa.

No permitiría que siguieran haciendo más planes conmigo; pues en los planes que tenía yo, ya no entraban ellos.

-La "espada" casera (Mateo 10:34-36)-

Una vez que desenmascaras a la Watchtower, se desmorona el sentido de las reuniones y la predicación; pero no fue tan fácil para mi esposa.

Hubo que tener gran paciencia, porque se resistía a ver las contradicciones y engaños de los testigos tendiendo a excusarlos. Decía que era la religión que mas se acercaba a la verdad, que son los que predican y se reúnen, y que ella en su conciencia haría solo lo que mandaba la Biblia y no todo lo que mandaran los testigos.

Se percibía bien que tenía miedo a estar sin religión (organizada) y prefería acomodarse en poner en duda las informaciones que yo le facilitaba sobre ellos. Ella veía los fallos, pero los disculpaba y no veía necesario dejar a los Testigos. Se notaba que tenía todavía una excesiva dependencia mental a la Watchtower.

Entonces yo le planteé la siguiente reflexión diciendo:

"Antes de conocer a los Testigos, eras una católica no practicante, por lo tanto no estabas atada sentimentalmente a ninguna religión; pero no obstante esto no te hacía carecer de fe hacia la Biblia y hacia el Creador. Así volverá a ser cuando dejes a los Testigos de Jehová".

Me decía, "¿no son los Testigos de Jehová tus amigos?".

Yo soy amigo de la verdad. Por lo tanto no puedo ser amigo de quienes son amigos de la mentira a sabiendas o no.

Aunque la verdad sea dura, tenemos que creerla una vez esté contrastada. No podemos decir que es mentira solo porque no nos guste. Es normal escandalizarse saber que detrás de esas caras sonrientes y esos trajes tan nítidos se esconde mucha falsedad, hipocresía, y manipulación.

No podía dejar que confundiese a Jehová con la organización. Como yo le dije al Coordenadas, yo me dediqué a Jehová y seguiría estándolo toda mi vida. Lo que no le especifiqué fue que no estaba dedicado a hombres.

Entonces me conseguí el libro "Crisis de conciencia" de Raymond Franz, una verdadera revelación de lo que manejan los dirigentes entre bastidores, y lo llevé en un pendrive a una tienda para imprimirlo. Al empezar a leerlo no me ocultaba de mi mujer. Pero a medida que era más reacia a hacer cambios, evitaba leerlo delante de ella.

No fue a chivarse a los ancianos porque yo le dije que solo me estaba informando; y además porque yo le dije "¿Tú quieres hablarles a los ancianos y que me echen mañana mismo?". Y me decía "no". Y yo le dije "entonces no digas nada".

Mi conocimiento sobre los oscuros manejos de los Testigos de Jehová iba aumentando también a medida que me informaba en Internet en distintas páginas de disidentes. Un día con gran alegría descubrí una página de un antiguo anciano de una congregación de Granada (GBasesores -Testigo de los Testigos-), y viendo que me cogía cerca de mi domicilio, me decidí a visitarle. Quería conocer a José Martín Perez en persona. Nos hicimos buenos amigos y él me regaló un ejemplar de su libro "Los Testigos de Jehová y sus especulaciones sobre el futuro", el cual contiene una lectura apasionante, extensa, y exhaustiva en esta materia.

Después fui consiguiendo otros libros para mi biblioteca virtual; "Cautivos de un concepto", "En busca de la libertad cristiana", y otros libros de blogeros y foristas.

Desde la primavera del 2012 fui participando en hacer comentarios en distintos blogs y elaborando artículos que se han estado publicando en el blog de Generación Traslapada bajo el seudónimo de "PATRICIO". Los blog que mas visito son GeneraciónTraslapada.blogspot.com; johnhenrykurtz.blogspot.com; Miker's Tower.blogspot.com; y el multiblog infotestigos.blogspot.com. Además de las páginas de GBasesores y www.extj.org del matrimonio Fuentes.

Ella se volvía cada vez más suspicaz y autoritaria.

Un día dijo de mis libros de investigación a su vista; "esos libros me dan miedo. ¡Quítalos de ahí!".

Lo que le daba miedo no era el contenido en si; sino lo que podían significar esos libros. Mi abandono de la Organización Watchtower.

También llegó a mostrar recelo cuando me descargué versiones de la Biblia en PDF. Si no contenían el nombre Jehová, no eran válidas. Ahí se ve el fanatismo y la cerrazón mental que implantan en sus miembros.

En la última etapa de mi vida como testigo de Jehová, fueron más considerados y menos exigentes conmigo porque pensaban que tenía depresión al ver mi bajo "rendimiento". En todo caso si tenía alguna depresión, era por descubrir todo el engaño y el abuso orquestado por la Organización.

No obstante el Coordenadas fue muy ruin conmigo. Para presionarme a que me esforzara como Siervo Ministerial, me quiso chantajear diciéndome que a mi mujer le podría dar depresión si yo era rebajado del cargo.

No he perdido capacidades; he perdido voluntad porque me parece absurdo en mi conciencia y mi sinceridad conmigo mismo el prolongar esta "agonía", esta pantomima.

No me divierte esto; aparentar una cosa y ser otra. Ya no estaba dispuesto a seguir colaborando en secuestrar mentes; a usar unas pocas verdades bíblicas para ocultar una sarta de mentiras y disparates sin fundamento.

Mi mujer no se daba cuenta todavía. Pensaba que este régimen dictatorial existía solo en la congregación a la que asistíamos.

También temía perder de golpe -por el trato hacia los expulsados- a los amigos dentro de la Organización.

Ella seguía anclada a una idea: "hay que predicar las buenas nuevas; y los fallos ya los irá depurando Jehová".

Yo le decía que la idea era muy noble, pero que se fijara en el contenido. Que cada vez que saliera a predicar se estaba haciendo cómplice de llevar a la gente un alimento espiritual contaminado.

Tras un año intentando razonar con ella, para que abriera los ojos a la verdad; decidí acortar aquel calvario pues en mi sinceridad era muy difícil seguir haciendo dos caras.

Así que presenté mi carta de renuncia y provoqué el adelanto de lo que tuviera que pasar. Comenzaba a ver en el horizonte el divorcio, pues no aguanto las peleas constantes ni las caras largas.

Llegó a decirme ofensas muy fuertes: que yo "estaba con Satanás"; que "Satanás me había envenenado el corazón"; y que yo era "un apóstata de los peores" pues había dejado el tablón de anuncios del Salón de los Tj lleno de láminas informativas contra la secta el día que los dejé.

Con estos portes, así como el pensar que yo sería tratado como un cero a la izquierda dejándome solo cada vez que se fuera a sus Asambleas, sus reuniones, y su predicación para seguir secuestrando mentes; yo veía mi futuro muy negro al lado de ella.

Yo no estaba dispuesto a ser otro padre y permitir que una mujer me amargara la vida.

Decidí dejar de vivir en Alcalá la Real, al sur de Jaén, para irme a vivir a mi tierra natal en Almería y trabajar con unos parientes. Hice coincidir mi marcha de los Testigos, con mi marcha para Almería el 11 de Octubre de 2012, y aclarar la situación de mi matrimonio después de tanto esfuerzo por apuntalarlo.

Tampoco soportaría que tras 12 años en aquella localidad, pasaran junto a mí por las calles los antiguos "amigos" Tj y me negaran el habla como a un extraño o hasta me miren con desprecio por imposición de la secta WT.

Los Testigos de Jehová en su intransigencia, en efecto, dividen familias. Tanto al entrar como al salir. No creía aventurarme en escribir la historia antes de que sucediera, porque veía venir claramente el resultado, dado el alto grado de dependencia de ella a la secta así como su creciente cerrazón y adversidad contra mí en los rifirrafes que tuve con ella.

Ya desde Almería puse en marcha mis últimos esfuerzos por teléfono por hacerle razonar; pero fueron en vano. Parecía que ya no hablaba con mi mujer, sino directamente con los Testigos de Jehová. Ella, carente de un pensamiento propio, se obstinaba en defenderlos fervientemente.

Y cuando se quedaba sin argumentos después de leerle directamente las profecías fallidas en la propia literatura Watchtower; decía que eso solo había sido supuesto.

Tuvo la desfachatez de acusarnos a los apóstatas diciendo que "las mentiras tienen las patas muy cortas". No pasaba a creer esas acusaciones, ya que le estaba remitiendo a los propios libros y revistas de la Organización.

Y sobre las supuestas mentiras de los apóstatas; ¿investigó para ver si las "patas" eran cortas o largas?, no. Y ¿por qué?; seguramente por la confianza ciega en la Organización WT, y por miedo a que se desmoronara todo el entramado social que supone las rutinas acostumbradas y relaciones con ellos.

Dijo, "con lo que me gustan las reuniones y los cánticos y todo...”. Estaba claro que vivíamos en mundos decididamente divergentes, y que ella estaba bien entregada al poder seductor de toda esa parafernalia. "Dejarlo todo", como ella decía, se le ponía cuesta arriba. Le daba miedo tan solo imaginar la vida sin ellos.

Si se le planteaba la hipócrita contradicción de no donar sangre, pero aceptar fracciones sanguíneas de sangre donada por los "mundanos"; te decía quitándole importancia que había "sustitutos" y que las fracciones era mejor no ponérselas. Desplazándose así a un fanatismo mayor que el de la secta para salir teóricamente de esa contradicción.

Haciéndole ver su fanatismo extremo, le pregunté donde dice la Biblia que sangre no y fracciones sí.

No podía responderme y se bloqueaba. Y me decía que la sangre era un tema sagrado y que muy poca gente entendía.

Se llegó a un callejón sin salida en el que no había ya lucha posible. Se negaba a hablar de religión conmigo; porque seguro que ellos la habrían instruido para que rehuyera del tema porque yo trataría de "sacarla", como así era.

A ojos de ella, yo era un "muerto espiritual" que al no estar en el "pueblo de Dios" sería destruido cuando llegara el Armagedón; pero yo me sentía mas vivo que nunca. Nos planteamos el divorcio, y ella accedió; así por consiguiente pasaría a ser mi ex-esposa.

Pasara lo que pasara, yo seguiría a donde mi conciencia me llevara. Eso si, con un gran aprecio por el Creador y por las Santas Escrituras. E intentaría como intento siempre mientras viva, buscar la sinceridad, la justicia y la equidad.

-El final del túnel-

En mi estado de amargura, empecé a entretenerme con las nuevas tecnologías a mi alcance desde el teléfono smartphone. Había una aplicación en mi Mobil que no usaba desde el mes de Mayo, el facebook.

Pensé que tenía derecho a rehacer mi vida y entonces intenté por todos los medios contactar con mujeres ex-tj solteras con objeto de comenzar una relación.

Los ex-tj eran con quienes mejor me podía entender al haber experimentado lo mismo que yo.

Así que colgué en mi página el día 6 de Noviembre una foto de un atardecer en la bahía de Almería que había cogido de Internet; y sorprendentemente a los 4 días alguien la comentó diciendo "¡Que linda!". Ahí comenzó una relación con una mujer muy especial para mí, que está llena de comprensión y de simpatía, y con la que coincido en todo.

En la vida aprendemos que las barreras no existen una vez las has saltado, y que solo son mentales.

Las ondas de Internet traspasan fronteras; pero no importa la distancia si el amor es verdadero. Solo importa la sinceridad, el cariño obtenidos, y los proyectos en común.

Volví a respirar un futuro de ilusión con ella, y ambos nos conquistamos mutuamente.

El amor tocó a mis puertas y yo se las abrí de par en par.

-Conclusión-

Siempre estaremos marcados por nuestro paso por la secta.

Quedará marcada nuestra vida y nuestra forma de razonar. Si al entrar en la secta fuimos movidos a pensar que todas las religiones existentes eran mentira excepto la Watchtower; al salir, somos movidos a pensar que todas son mentira incluida la Watchtower.

Debemos siempre copiar a los Bereanos que comprobaban todas las cosas en las Escrituras (Hechos 17:11) y no nos dejemos seducir ni escuchemos a nadie que nos diga algo que vaya mas allá de las buenas nuevas; "sea quien sea"(Gálatas 1:8,9).

Tengo parientes que dicen que el maltrato de mis padres me acercó a los testigos. Realmente fue así cuando dejé de disculpar las faltas de ellos.

Pero es que ahora he dejado de disculpar las faltas de los testigos, porque su maltrato me ha acercado a la LIBERTAD.

Para esto he escrito mi experiencia con los testigos de Jehová: para que aprendan en cabeza ajena y se den cuenta de las amargas consecuencias de entrar a formar parte de una Organización sin haber comprendido totalmente desde un principio sus doctrinas, y estar dispuesto a dejarse someter por sus prácticas dictatoriales creyendo que vienen de principios bíblicos. Cuando son en realidad decretos de hombres que se arrogan un carácter divino con derecho a contradecirse en sus enseñanzas sin perder dicho carácter y obligando a sus fieles a que obedezcan sin mas.

Nada de esto se necesita para ser simplemente CRISTIANO.

Puede contactar con el Autor en la siguiente dirección: José Francisco López

Contribuido.


ATRÁS